Los 3 principales errores que deben evitar los cultivadores de cannabis con licencia

Puede que lleves un tiempo cultivando cannabis o que estés empezando. En cualquier caso, hemos recopilado una lista de cosas que deberías evitar si quieres tener una buena cosecha.

Error # 1 - No prestar suficiente atención a su entorno de cultivo.

Las plantas de cannabis son conocidas por su resistencia, pero necesitan unos niveles de temperatura y humedad muy específicos a lo largo de su proceso de cosecha.

Sin embargo, a veces se puede hacer todo bien, se puede controlar el clima y dar la cantidad justa de comida y agua a la planta, y aun así las cosas no funcionan. Si podemos descartar los genes defectuosos (imaginamos que compraste las semillas en una fuente fiable), lo más probable es que el agua sea demasiado ácida o demasiado básica y esté perjudicando a tus plantas.

¿Cómo evitarlo?

En cuanto a la temperatura, una regla útil es mantener las plantas a una temperatura de 75°F en la medida de lo posible. No te asustes si tienes un clima extremo de vez en cuando - aquí es cuando la resistencia de la que hablamos antes entra en acción. Las plantas de cannabis pueden soportar climas extremos de vez en cuando, pero no pueden vivir en ellos.

En cuanto a la humedad, debería reducirse a medida que pasa el tiempo. Las plántulas necesitan un nivel de humedad de 60%, así que empieza por ahí y baja hasta 40% a medida que la planta se desarrolla. Puedes controlar estos indicadores con ventiladores de entrada y salida, deshumidificadores o paredes abiertas, dependiendo de si estás cultivando en el interior o en el exterior.

En cuanto al riego, hay que intentar mantener el nivel de pH del agua entre 6,0 y 7,0. Esto permitirá a tus plantas absorber los nutrientes que necesitan para cosechar con éxito. Controlar el pH del agua es mucho más fácil de lo que parece, puedes conseguir filtros o añadir algunos aditivos al agua para llegar a ese punto óptimo.

Error # 2 - Ser demasiado insistente.

Las plantas de cannabis tienen un ciclo, y no hay nada que puedas -¡ni debas! - hacer para que vayan más rápido. Añadir más comida o agua de la que necesita tu planta puede perjudicarla en lugar de hacer que esos cogollos aparezcan más rápido.

¿Cómo evitarlo?

Si quieres pecar de precavido, en lo que respecta a los nutrientes es mejor que te quedes con los orgánicos, ya que no pueden dañar a tu planta. Si tienes que utilizar nutrientes no orgánicos para potenciarlas, empieza despacio y ve subiendo. Asegúrate de controlar tu planta a diario mientras encuentras la dosis adecuada.

En cuanto al riego, hay un truco muy útil: basta con meter el dedo en la tierra un par de centímetros, si sale seco significa que es hora de regar la planta.

Las plantas de cannabis están vivas, y te harán saber lo que necesitan si estás abierto a escuchar y comprobarlo a diario.

Error # 3 - Tratar el cumplimiento como algo secundario

Mantener tu inventario de plantas en tu oficina reguladora es simplemente vital. Lo entendemos, el papeleo apesta y nosotros también lo odiamos, pero si te tomas en serio el cultivo de cannabis con licencia, tienes que asegurarte de cumplirlo.

¿Cómo solucionarlo?

¡La aplicación Grow de Yobi! Nuestra plataforma con RFID se integra con METRC y hace que mantener el control de sus plantas, la transformación, el inventario y las ventas sea fácil y lo más importante: que cumpla con las oficinas de regulación.

¿Tienes algún otro consejo para los nuevos cultivadores de cannabis que debamos conocer? ¿Alguna anécdota de cultivadores experimentados que compartir? ¡Nos encantaría leerlas!